martes, 9 de marzo de 2010

Al lado de lo que tenemos, es un filósofo


Por fin, encontré un excelente resumen de las principales frases y conceptos del discurso del nuevo presidente de Uruguay, Pepe Mujica publicado por La Nación.

Había escrito un post al respecto, pero le sugiero que lea lo que Orlando Ferreres escribió. Aquí va una muestra para entusiasmarlo

"Me estoy imaginando el proceso político que viene, como una serie de encuentros, a los que unos llevamos los tornillos y otros llevan las tuercas... Puede ser que el gobierno tenga más tornillos que nadie, más tornillos que el Partido Nacional, más que el Partido Colorado, más que los empresarios y más que los sindicatos... ¿Pero de qué nos sirven los tornillos sueltos, sin las tuercas?"

"No queremos repetir errores del pasado. En particular no queremos que nos vuelva a pasar lo que ocurrió entre los años 50 y 70, cuando la sociedad desperdició enormes recursos, en la quimera de industrias imposibles. Ya una vez quisimos ser antárticos y producirlo todo fronteras adentro. Nos fue mal, muy mal. Sería criminal no aprender de aquellos dolores y volver a una economía enjaulada y cerrada al mundo. Y si vamos a ser proactivos en ciertas dimensiones de la economía productiva, vamos a ser el doble de proactivos en la búsqueda de una mayor equidad social."

Aquí, ¿habrán tomado nota?

1 comentario:

miguelnielsen dijo...

La ciudadanía argentina se siente desamparada. Hablamos de Brasil, y decimos "¡Che, qué grande Lula! ¡Cómo encaminó a su país y lo ubicó en el mundo!". Y cuando hablamos de Chile "¡Qué bárbara esta presidente Bachelet! ¡Qué envión que le ha dado a su país y cómo ha sabido esquivar su pasado de perseguida política para restablecer el diálogo con todos los chilenos!" Y como si eso fuera poco, admirábamos el trabajo de Tabaré Vázquez en el Uruguay y ahora nos sale un pollo como Pepe que está decidido a superarlo caminando por su mismo sendero.
Y lo mejor es que ellos no lo han hecho solos, sino que han formado equipos creativos, sin distinción de colores políticos, que los han apuntalado en su tarea. Se han rodeado de lo mejor que se podía conseguir en cada rubro y le han dado para adelante y al día de hoy nos llevan años luz de ventaja, en tanto nosotros seguimos estancados peleando "por la toalla y el jabón para seguir usando la palangana".
Sus modelos coinciden con los del mundo en general y su inserción los lleva a participar de ese mundo que para nosotros es "hostil y antipatria" y al que pretendemos enseñarle a vivir.
No corresponde echarle toda la culpa al "gobierno" de turno, que no es más que la demostración de lo que somos capaces de hacer como Nación, porque no lo importamos (En Europa no se consigue) ni llegó en un plato volador ni creció en un repollo. Porque hoy, después de tantos cachetazos como hemos recibido en los años que tengo de vida, y no son pocos, seguimos esperando al Mesías que nos elimine la necesidad de pensar, la exigencia de valorizar, la imprescindible concordancia entre proyecto y equipo. Nosotros seguimos prefiriendo que la figura que encabece el manejo de nuestro futuro, tenga buen discurso, buena estampa, simpatía (aunque sea simulada) y salga bien por TV. Con eso nos conformamos. Así nos va. A la mayoría de mis conciudadanos el hecho de votar, es un domingo perdido sin fútbol una vez cada tanto, aunque después de muy poco tiempo haya que empezar a despotricar porque todo se va al diablo.
Mi conclusión es que nuestra actual desventaja, con respecto a nuestros vecinos (prefiero no comparar con el resto del mundo) es algo que llevará mucho tiempo achicar por la falta de cultura cívica y, como los candidatos de ésto saben un montón, tratarán de ahondarla aún más. Uruguay, Chile y Brasil, pueden dormir tranquilos que Argentina no les disputará la delantera, porque nosotros seguimos tomando como ejemplos a Cuba, Venezuela y Bolivia, y así nos va a ir.