domingo, 8 de febrero de 2009

Las realidades del verano moribundo

"Dos malas noticias casi simultáneas se abatieron la última semana sobre Cristina y Néstor Kirchner. Una fue disparada, otra vez, por la economía: la fuerte caída en enero de la producción automotriz (54,6%) estaría empezando a desnudar la profundidad de una crisis disimulada por la desatención pública que acostumbra a provocar el verano.Esa novedad oficial fue acompañada por otra que se mantiene todavía entre muros y que acentuaría la oscuridad de los presagios: la producción de acero en el mismo período disminuyó un 60%"
Como estamos en febrero y todos volvimos de vacaciones, incluídos aquellos que como quién escribe -el faraón está analizando diferentes propuestas- aún no salimos, las realidades económicas y políticas comienzan a surgir.

La desatención pública, como afirma Van Der Kooy ¿es de la propia gente o de los medios de comunicación? Si en el verano hay que vender culos, tetas y todo el puterío de los famosos y de aquellos que quieren serlo.

Pero me quedo con esté párrafo que vi en un blog el año anterior, con motivo del nuevo gobierno y sus primeros 100 días de gobierno, que calza como un guante para este año:

"Como estos primeros 100 días coinciden con el verano y las vacaciones, y la gente “supuestamente” está en otra cosa, se apuran medidas y acciones que serían más inoportunas realizarlas a partir del otoño, cuando ya todos están de vuelta en sus casas y en sus lugares habituales.
Y los dos temas más notorios son los impuestos y las tarifas, los dos han tenido un fuerte incremento, aprovechando la “desmovilización veraniega”, algo así como que “te la dieron por la espalda” y casualmente en la espalda están los culos…
La economía se reajusta en el verano, casualmente cuando la “baja espalda” está más expuesta al agua, al sol, al calor, al goce… pareciera que la clave de la política en el verano se compendia en la frase….”por atrás, dale para adelante”

Como siempre, querido lector, la primicia la dimos aquí.