domingo, 1 de noviembre de 2009

Rumbo de colisión


Poco tiempo para escribir como quisiera, aprovecho este momento de tranquilidad familiar para sentarme frente a mi PC.

Estoy preocupado. El país va con rumbo de colisión, conducido por un grupo de mesiánicos que poco les importa a la mayoría de la gente que no los votó. La oposición juega el mismo juego que le proponen, pero con una falta total de iniciativa. Si Duhalde es nuestro futuro salvador, entonces estamos en el horno.

La desprolijidad reina en todos los ámbitos de gobierno.

Ahora van por la reforma política. En algunas propuestas estoy muy de acuerdo, pero no se trata de tener una ley nueva, sino de cumplir con lo que hay primero. Si no respetan la Constitución ni nada que se oponga a lo que ellos quieren, entonces ¿para que seguir modificando el marco legal actual? No hay que olvidarse que nuestra reina, mientras estaba de campaña se pasó por las fosas de Abisinia la veda pre elecciones, realizando inauguraciones y discursos casi, casi, a horas de la apertura de las mesas.

Pero hay una cuestión de fondo mas importante. Ni la nueva Ley de comunicaciones ni esta propuesta solucionarán los problemas más acuciantes de todos nosotros: seguridad, salud, educación, desnutrición, pobreza, indigencia y para que seguir...
Todo es un gran negocio y comercio. Ahora, resulta que los medios nos quieren hacer creer que recién se desayunan quienes son los piqueteros y para que están. Agrupaciones sociales, dicen. Algo así como los jóvenes idealistas de la década de los ´70. Todo hipocresía y eufemismos que no tapan la realidad que todos vivimos. Claro que, algunos medios que hasta hace poco apoyaban a K, ahora en la vereda de enfrente por razones puramente comerciales y de supervivencia, comienzan a publicar lo que todos sabíamos.
Por suerte tenemos el fútbol gratis para todos...aquellos que pueden verlo. Mientras tanto, los jubilados donaron sus aumentos para pagarles una asistencia social a todos los chicos del país. ¡Qué generocidad de nuestros abuelos! Total con lo bien que cobran, que les hace $100 más o menos.
Me pregunto ¿Será éste el Mundo del Revés que cantaba María Elena Walsh?