jueves, 11 de abril de 2013

Maduro y el pajarito

La verdad es que, cuando leí la noticia que el candidato presidencial venezolano Maduro declamó públicamente que Chavez se le había aparecido como un pajarito, estallé en una sonora carcajada.

De Maduro uno puede esperar cualquier cosa, como Calígula -¿se acuerda?- cuando nombró senador a su caballo Incitatus. Claro que, no creo que Maduro prenda fuego a Caracas.

El problema no es Maduro, creo. El problema es la gente que cree este tipo de estupideces. El problema es la sociedad toda y el entorno político. Calígula no hubiera podido nombrar senador a su caballo si los integrantes del Senado se hubiesen opuesto a semejante ridiculez. Maduro hace lo que hace, porque tiene un entorno que le arma la escenografía adecuada para ello.

Sin embargo, a pesar del pajarito, las encuestas no parecen acompañarlo porque Capriles está subiendo muy lentamente.

Maradona, rápido de reflejos -para cobrar la comisión correspondiente- viajó para allá para ver si puede ayudar a su socio comercial. Un dislate más en esta pobre campaña venezolana.

Como no podía ser de otra manera, Maduro y su pájaro se convirtieron en el centro de las burlas opositoras a través de fotos montaje y dibujos. Algunos ejemplos