sábado, 24 de abril de 2010

Fascistas pagos o progres patoteros


Una vez más, el zurdaje fascista local impidió una presentación porque no está de acuerdo con las ideas del expositor.

Otra vez, le tocó a la Dra Hilda Molina recibir los cachetazos. Destaco este párrafo: "es algo que en Cuba pasa siempre" y sostuvo que "los brazos del régimen llegan a lugares insospechados". Asimismo, consideró que los jóvenes que la agredieron verbalmente "estaban organizados y no querían dialogar".

Hay una triste realidad, esto sucede en casi todo el mundo. Es cierto también que estos grupos están bien organizados y convenientemente financiados para poder movilizarse.

Ahora bien, ¿y los organizadores? ¿no sabían que esto podía suceder? Estoy convencido que si el orador hubiera sido el Coma Andante Fidel, una patota habría custodiado el ingreso para evitar cualquier escándalo.

Sinceramente, la sorpresa habría sido que no haya habido ningún disturbio durante la exposición.

2 comentarios:

miguelnielsen dijo...

Si yo tuviera suficiente guita como para darme ese gusto - que no la tengo ni por las tapas - me gustaría pagarles el viaje y la estadía a esos chicos que opinan que Cuba es el Paraíso Perdido y que mejor que allí no se puede vivir en ningún otro lado. La isla en sí, es deliciosa, los cubanos son gente macanuda con muy pocas excepciones, pero el vivir allí les podría deparar más de una sorpresa. Y si no van forrados en dólares, tal vez - y sé porque digo "tal vez" - comprenderían que han comprado una imagen que no se compadece con la realidad que vive el pueblo cubano diariamente. El régimen castrista, que ha hecho agua desde hace mucho tiempo, ahora se está sumergiendo apresuradamente y no alcanza lo que diga Gramma para ensalzarlo porque la realidad lo desmiente.
No es fácil para los habitantes de un país el vivir aislados y menos aún si los dirigentes de ese país no hacen nada para facilitarles la vida ahogando a sus compatriotas para tratar de que no se advierta que se han equivocado desde un principio. Un tiempito de permanencia en ese paraíso a lo mejor les enseñaría que no todo es tal como se les ha inoculado con interés perverso y que la realidad tiene otra cara no tan romántica.

Pablo dijo...

Lo que pasa es que todos estos imberbes son progresistas de café. En Cuba no durarían ni 24hs.